info@provocandolapaz.com
+34 639.416.069

Actualidad, noticias

Ser refugiado hoy

Cada minuto, veinticuatro personas lo dejan todo para huir de la guerra, la persecución o el terror.

El mundo está siendo testigo del mayor número de desplazamientos por la fuerza. Una cantidad sin precedentes de 79,5 millones de personas en todo el mundo se han visto obligadas a abandonar sus hogares a causa del conflicto y la persecución en 2019.

De ellos, 26 millones son personas refugiadas.

El 40% de estas personas refugiadas son menores, lo que exige esfuerzos orientados a abordar las necesidades de este grupo especialmente vulnerable y reducir al mínimo el impacto de la crisis en él.

El 20 de junio celebramos el Día Mundial del Refugiado. La fecha coincide con la firma de la Convención de Ginebra en 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados. Se aprobó después de la Segunda Guerra Mundial para dar protección oficial a los refugiados, defender sus derechos y establecer una serie de obligaciones que los países deben cumplir para protegerlos.

Las personas refugiadas se encuentran entre los grupos de población más vulnerables. Pero este año, la fecha llega en medio de un tremendo cambio social debido a las consecuencias de la pandemia. Las condiciones de vida en muchos campos de refugiados son infrahumanas. Sufrir una pandemia en esta situación es otro horror añadido a lo que ya viven. En los campos hay hacinamientos, por lo que no se puede mantener la distancia de seguridad. En muchos campos tienen difícil acceso a agua potable, no hay las medidas higiénicas necesarias ni asistencia sanitaria adecuada. Estas malas condiciones de vida hacen que la salud de las personas que viven allí se vea afectada. A pesar de esto, muchas personas refugiadas están comprometidas activamente en sus comunidades en la promoción de la salud durante esta pandemia.

Desde la Fundación Provocando la Paz renovamos nuestro compromiso con las personas refugiadas, agradecemos a las comunidades que las acogen y a los trabajadores humanitarios que las apoyan.

Y recordamos la urgencia de poner fin a los conflictos y la persecución que ocasionan estos desastres causados por la miseria humana. Necesitamos un mundo en paz, inclusivo e igualitario.

Read more

Por una salud global

Muchas energías están centradas en la lucha mundial contra un virus a través de la cooperación y la solidaridad. Pero además de esta lucha, se libra otra batalla entre la humanidad y el capitalismo. Ya sabemos cómo funciona este sistema: máximo beneficio económico, no hay límites, hay que ganar dinero rápidamente, a costa de lo que sea, pasando por encima de millones de personas y de la naturaleza…

Con fuerza entró en juego la “humanidad”, ese valor que muchas personas llevamos dentro: la capacidad de sentir afecto, comprensión, solidaridad, compasión… Es cuando se remueven las entrañas y hay una reacción ante un problema grave de otra persona o de un colectivo humano. Y lo que no se podía hacer se hizo: parar la economía por algo más importante, como la vida de las personas, la salud, un bien común, la protección de nuestros seres queridos, de los más vulnerables, de nuestras personas mayores. Este es el mundo que necesitamos, donde se ponga a las personas por encima de los máximos beneficios económicos, donde todas las personas somos iguales en dignidad humana, donde no se deja a nadie al margen…

Los guardianes del sistema capitalista fueron quedando aislados, pensando que todo pasará rápido y volverán a “su normalidad”: sus privilegios, sus especulaciones, su voracidad, su sistema antihumano… que nos lleva a una destrucción acelerada.

Pero se ha producido un despertar de conciencias en la familia humana: muchas personas están rediseñando su escala de valores, han aflorado sentimientos tan humanos como la compasión, la solidaridad, la creatividad, la importancia de la familia, el respeto a los mayores por todo lo bueno que nos han legado con mucho esfuerzo y cariño…

Ya hemos hecho una parte muy difícil: de la actividad acelerada a la reflexión. Ahora tenemos que hacer el camino de la reflexión a la transformación. Atrás queda una masa aborregada, alienada, sin capacidad de reacción. Algo ha cambiado en la conciencia de la familia humana: nos damos cuenta que no estamos aislados en el mundo, sino que somos parte de un todo, que somos más parecidos de lo que pensamos y estamos más cerca de lo que creemos. Y cuando queremos, podemos reaccionar e introducir cambios necesarios en nuestras vidas por un bien común y para evitar un mal mayor. Necesitamos alternativas para sobrevivir, cambiar y mejorar.

Nos espera un difícil camino por delante, pero podemos hacerlo con ese sentido de familia humana, con creatividad y teniendo en cuenta a la naturaleza. Sabemos que muchos de los problemas que sufrimos últimamente son debidos a un abuso sobre la naturaleza. Y es que a la madre naturaleza hay que respetarla, protegerla y defenderla. Tendremos que aprender a funcionar de una forma distinta, para sobrevivir y dejar un mundo mejor a las próximas generaciones: apoyar a las comunidades que más sufren, cambiar el modelo productivo y de consumo, optar por energías renovables, y proteger a todas las especies de nuestro planeta. Necesitamos unirnos por una salud global, ante la necesidad de tratar la salud de todo el planeta, humanos, animales y ecosistemas.

Read more

¿Hacia dónde vamos?

Hay que dar perspectiva a esta situación. Esto es temporal: hay que saber ver la luz al final del túnel y preparar el terreno para la salida. También ahora hay oportunidades.
Todos sabíamos que no podíamos continuar con este sistema de vida. Una fuerza mayor nos ha parado y nos interpela a nivel personal y comunitario.

A nivel personal, el ritmo acelerado y la multitud de obligaciones nos podían llevar a perder el rumbo y la paz interior. El mundo iba demasiado deprisa y podíamos entrar en la misma dinámica.
Ahora una fuerza mayor nos ha frenado y es una gran oportunidad para trabajar en nosotros mismos, para resetear nuestra mente, para aprender, para evolucionar, para despertar nuestra conciencia, para crecer en la espiritualidad…
El mundo nos hace parar y volver a nuestra casa, no sólo como lugar físico, donde estemos actualmente, sino volver a nosotros mismos. No hay ningún lugar hacia donde huir. La vida nos ha centrado en nuestra propia realidad. Es un momento de autoencuentro.
Tenemos la oportunidad de limpiar nuestra mente de todo aquello que no nos permite estar despiertos.
Es una gran oportunidad para valorar lo que tenemos: la vida, la salud, la familia, la amistad, la casa, el calor del hogar…
Tenemos la oportunidad de despertar al amor, a la comprensión, al respeto hacia los demás, a la compasión, a la valentía…
Tenemos la oportunidad de entrenar la paciencia, la humildad, la esperanza, de repensar nuestro propósito en la vida, de redefinir nuestros objetivos…

A nivel comunitario, esta situación nos hace abrir los ojos una vez más a una realidad: todos estamos conectados, y todo lo que pasa en el mundo nos afecta a todos tarde o temprano.
En estos momentos, necesitamos Esperanza, pero no una esperanza de que todo vuelva a ser como antes: la vida antes y después del coronavirus no va a ser la misma.  Nos podemos mover hacia la distopía o hacia la utopía, hacia un mundo indeseable y destructivo, o hacia un mundo mejor. Son evidentes algunas características negativas causantes de la alienación humana: tenemos una gran parte egoísta, aborregada, depredadora, consumista, anestesiada, destructora, contaminante, corrupta, basada en la competencia y el ansia de poder.
Podemos reaccionar como Humanidad. Tenemos la oportunidad de dejar atrás todo lo que ha formado parte de esa vieja Humanidad, agotada, deshumanizada, desnaturalizada… y optar por una Humanidad que está ahí, la que como siempre saca su “humanidad”, su compromiso y su compasión, una Humanidad más pacífica, más justa, con más redistribución de recursos y oportunidades, más solidaria, más consciente, más espiritual, en armonía con la naturaleza…

Read more

AMÁOS…

Feliz día de San Valentín

«El amor es lo único que crece cuando se reparte» como decía Antoine de Saint Exúpery.
Desde la Fundación Provocando la Paz os deseamos un feliz día de San Valentín.
Estamos encantados de todas las personas que pueden celebrar juntas su AMOR.
Y un recuerdo para las personas que se quieren y deben estar separadas por diferentes motivos graves como las guerras, deseando que lo antes posible se puedan reencontrar y seguir creciendo en el AMOR

Read more

¿Prisiones para personas refugiadas?

Grecia se ha convertido en la puerta de entrada para muchas personas refugiadas que huyen de las guerras de Oriente Próximo, Asia o África. El año 2019 llegaron a Grecia 74.500 personas refugiadas y migrantes, en su mayoría, por la ruta marítima. Miles de migrantes han muerto en los últimos años en el Mediterráneo, convertida en la ruta marítima más peligrosa del mundo. El año 2019, la Organización Internacional de Migraciones (OIM) contabilizó 1.283 muertos conocidos en el Mediterráneo. El número de migrantes que han muerto en esta ruta en los últimos cinco años se estima en 19.164.
Los centros de registro en las islas del Egeo, con una capacidad para 5.800 personas, acogen en la actualidad a más de 37.000. En el campo de Moria han llegado a vivir casi 10.000 personas en condiciones infrahumanas. Hubo muertes por suicidio, hipotermia en invierno, por incendios en su interior y por enfrentamientos debido al hacinamiento. La violencia sexual ha estado a la orden del día. Todo esto ha pasado con ausencia total de transparencia.
El nuevo Gobierno griego quiere volver a aplicar con rigurosidad el vergonzoso tratado de 2016 con Turquía, deportando masivamente las personas refugiadas llegadas. Para llevar a cabo este «objetivo», ha anunciado que paulatinamente irá sustituyendo los campamentos actuales por Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE). Estas «cárceles», deben ser construidas en el transcurso de los próximos meses en las islas de Lesbos, Quíos, Samos, Leros y Kos, que constituyen las principales vías de entrada desde Turquía hacia la Unión Europea.
Los CIE tendrán una capacidad de alojamiento de 25.000 personas. En los CIE, que se construirán en las islas griegas cercanas a Turquía, se privará de libertad a todos, incluyendo mujeres y niños.
El viceministro de Defensa, encargado de la coordinación de la gestión de la crisis migratoria, destacó por su parte que habrá un mando unificado de todas las fuerzas (Policía, guardacostas, Fuerzas Armadas) implicadas en la supervisión de las fronteras, y anunció que próximamente serán contratados 1.200 guardias fronterizos más, para reforzar el efecto disuasorio de las llegadas. De este total, 400 serán desplegados en la frontera terrestre greco-turca y los otros en las islas.
Por parte de Provocando la Paz, nos parece que sólo falta un detalle: que cada policía y militar lleve un cartel que ponga: «Bienvenidos a la Unión Europea, la famosa Europa de la paz, los derechos humanos, la acogida, la justicia social y la solidaridad «.

Read more

¿Sobran refugiados o sobran guerras?

Hemos llegado a la cifra récord de 70,8 millones de personas desplazadas por la fuerza. Según la ONU, el mundo vive la peor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial.La postura de Europa y de los Gobiernos de la Unión Europea, ante esta crisis humanitaria, se puede resumir en «que no lleguen».

Todas las personas refugiadas nos dicen que no hubieran salido de su país si no fuera por la guerra o el terror, y si esto se acaba, desearían volver a su tierra.


Por esta razón, parecería que la manera más útil para que no lleguen es trabajar decididamente por una política de paz y no violencia en todo el mundo, para fomentar el diálogo y los pactos ayudando a resolver conflictos. Pero no ha sido así, porque hay demasiados intereses miserables: económicos, geoestratégicos, armamentistas, control de recursos… demasiados intereses y demasiado miserables.


Descartada esta opción, han optado por crear un «apartheid» europeo, levantando kilómetros de vallas y enviando miles de policías a vigilar y detener a personas refugiadas en toda Europa.


Esta política supone un fracaso estrepitoso que ataca los pilares fundamentales sobre los que se creó la propia UE y los tratados internacionales de derechos humanos. Se está cuestionando el derecho de asilo, basado en la legislación que la misma Europa creó para ayudarse a sí misma con la crisis de refugiados que originó la II Guerra Mundial. ¿Qué mensaje estamos lanzado al mundo? Tenemos las herramientas, los convenios y las resoluciones… ¿Donde está una respuesta coherente y a la altura de los valores fundacionales de la UE?
Nos encontramos ante una grave irresponsabilidad: en el futuro se escandalizarán cuando se analicen en detalle todas estas atrocidades.


Por parte de Provocando la Paz, lo único que podemos decir es que tenemos que luchar hasta el último aliento contra toda esta política inhumana. Adentrándonos en el egoísmo intrínseco del ser humano del siglo XXI, intuimos que este bienestar se acaba, que este sálvese quien pueda definitivamente nos condena a todos. Optamos por la paz, la acogida y la solidaridad como valores vitales.

Read more

FELIZ AÑO, HUMANIDAD

Desde la Fundación Provocando la Paz queremos agradecer vuestro apoyo para ayudar a miles de personas refugiadas y en la contribución al empoderamiento de las mujeres en Gambia.
Miramos adelante, y con el CORAZÓN cada vez mayor, renovamos nuestro compromiso en la humanidad más desfavorecida, en los nuevos retos y os deseamos FELIZ AÑO 2020.

Read more

Feliz Navidad

¿Qué sería de nosotros sin la ternura, la paz y la capacidad de acogida?
La Fundación Provocando la Paz os da las gracias por ayudarnos a hacer un mundo mejor y os desea FELIZ NAVIDAD

Read more

C25: aplazamiento o valentía?

Las personas preocupadas por el cambio climático y sus devastadoras consecuencias hemos seguido con incertidumbre la COP25 celebrada en Madrid del 2 al 13 de diciembre.
La comunidad científica y una buena parte de la ciudadanía estamos convencidos de contribuir a la sostenibilidad del planeta. Pero falta una parte importante: la participación de los Estados en la planificación y en la implementación de una serie de medidas que van aplazando por presiones económicas de un sistema capitalista basado en ganar dinero, rápidamente, a costa de lo que sea, pasando por encima de la sostenibilidad del planeta y dejando al margen a millones de personas.
Lo que está en juego es un sistema económico insostenible a nivel humano, ético y ecológico. Y afrontar esto es lo más difícil.

Read more

Desde la miseria y la esperanza: Provocando la Paz os desea FELIZ AÑO

En la maternidad de refugiadas de Atenas nos movemos entre la vergüenza de una parte de Europa y la humanidad de otra parte. Nosotros miramos a los ojos a cada persona refugiada que nos llega e intentamos dejar en su corazón una huella de acogida, ternura, paz… compartiendo la historia que tiene detrás, el sueño por el que lucha, la pena que tiene dentro, el abrazo que le falta…

Gracias a todas las personas que lo hacéis posible, especialmente al voluntariado valiente que ha pasado por la maternidad de Acharnon y a los grupos que nos han apoyado como SOS Refugiados, Conectando Pueblos, Móstoles Sin Fronteras, Amigos de Ritsona-grupo de Burgos, Pampiraiki , Seeds of Humanity, Refugia’l de Algemesí, Collbató dóna la mà, Dentists4Refugees, The Flying Seagull Project…
Que nadie nos acuse nunca de abandonar un sueño difícil.

Read more
Esta web utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar la política de cookies para obtener más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »